Blog / Café de especialidad

café big

"Un café, por favor”

28/05/2020

No hace falta aclararlo: Argentina es un país matero, aunque el café desempeña un papel importante con un consumo en el país equivalente a 1kg per cápita por año.

 

¿Pero cómo evoluciona la costumbre del café a través de las calles porteñas?

Del arabic al castellano

 

Saber de dónde viene el café que tomamos es una cosa, saber de dónde viene la palabra es otra.

 

Una versión cuenta que viene del nombre del Reino “Kaffa”, en Etiopía, otra de la palabra árabe “qahwa”. Cada idioma se adaptó luego, en italiano se convirtió en “caffé”, y en castellano como en francès en “café”.

De Paris a Buenos Aires

Los idiomas nacen, se comparten, se transforman. Las costumbres también.


Café Flor encuentra sus orígenes en Francia, donde el espresso es rey y se toma mucho “au comptoir” (parado, a la barra), servido directamente por el barista.

 

Habitualmente su precio tomado de esta manera es menor, por no incluir servicio. La leyenda parisina también cuenta que “un café por favor” cuesta menos que “un café”. Reglas de cortesía.

café barista

En Argentina, otra cultura, y otro rey: el señor cortado, cuyo nombre se refiere a la forma en que la leche “corta” la intensidad del espresso. Décadas de tradición ahora amenazadas por la llegada de un nuevo oponente: el café de especialidad.

El auge del café de especialidad

 

Su historia en Argentina arrancó con un par de pioneros hace casi 10 años, y ahora hace 3 años que está en plena expansión, empezando a echar raíces en las costumbres porteñas.

 

Se caracteriza por la selección y la plantación de una variedad en particular, cultivada en una región específica, hasta un tueste adecuado para potenciar sus sabores.

 

Elegir un buen café es como elegir un buen vino, nuestra elección, por su calidad y sus sabores, era nuestro punto de partida.

cafe latte arte

Buen barista, buen café

 

El papel del barista atrás de la barra es clave, la preparación de sus cafés es una ciencia exacta, su latte arte un talento, y su pasión cafetera un prerrequisito esencial.

 

Su proceso metódico permite potenciar todos los valores del café: su dulzor, su acidez, su cuerpo, sus fragancias y su retrogusto.

“Buen barista, buen café” como lo dice Barista Kim, uno de los expertos más famosos del universo del café.

 

Pero para pedirle su bebida favorita, los amantes del café de especialidad saben que hay que ser preciso, y que no solo se puede pedir: “Un café, por favor”.

¿Te gustó?
¡ Compártelo en las redes!

 

cafeflor.com.ar/blog

Café Flor, Thames 1824, Palermo